Newsletter

Lavanindu, socialmente eficaz y competitiva en el mercado

La lavandería de Arrigorriaga ocupa a 50 personas con enfermedad
mental y a 40 con discapacidad física o sensorial

Lavanindu es una lavandería industrial de Arrigorriaga que procesa diariamente entre 6 y 7 toneladas de ropa de hospitales, residencias de personas mayores y hoteles. Pero, sobre todo, Lavanindu es un centro especial de empleo en el que trabajan 50 personas con enfermedad mental crónica y 40 con discapacidad física o sensorial.

La andadura de Lavanindu comenzó el año 1993 en el Elkartegi de Alonsotegi y, tras firmar un convenio de gestión con la empresa Indusal, en 1999 se trasladó a Arrigorriaga. Ese año, su carácter innovador le llevó a ofertar un servicio que no prestaban las demás lavanderías, consistente en lavar la ropa, especialmente la de uso personal, en las propias instalaciones de las entidades usuarias. Actualmente, este servicio especializado se presta en 15 centros y ocupa a 40 personas, de una plantilla total de 112.

Lavanindu es propietaria de la ropa que pone a disposición de las entidades usuarias, básicamente ropa de cama, toallas y baberos, y de cuyo lavado y mantenimiento se ocupa. Presta el servicio de lunes a sábado, durante todo el año. El director gerente de Lavanindu, Pedro Ametzazurra, explica que la empresa es competitiva, "si no fuera así el proyecto terminaría cayéndose. Todas las encuestas de satisfacción han dado resultados muy buenos y la fidelización de clientes que tenemos es enorme. El año pasado conseguimos los mejores resultados económicos de la historia de la empresa y alcanzamos máximos en producción y personal contratado. De cara al futuro, trataremos de mejorar posiciones en el mercado, como lo venimos haciendo desde nuestros comienzos".

"La plantilla es un grupo muy heterogéneo pero suficientemente cohesionado y con buenas relaciones interpersonales", destaca Pedro Ametzazurra. "Se organizan fiestas y actividades de ocio compartido y, como en todas las empresas, han surgido grupos y hasta parejas". El director de Lavanindu asegura que las personas que trabajan en el centro mejoran clínica y humanamente. "En general, se reducen sus necesidades de medicación y hospitalización. Por otra parte, para las familias resulta tranquilizador saber que cuentan con el apoyo de monitoras preparadas para responder a cualquier situación que se plantee, y que la empresa se encargue de transportarles desde sus domicilios".

La mayor parte de las personas de Lavanindu tiene contrato indefinido y las más veteranas están en la empresa desde que se fundó. "Una vez que las personas pasan un período de adecuación a la empresa, queremos que los empleos sean estables, explica Pedro Ametzazurra. Los rendimientos son muy variables y quiero destacar que el absentismo entre estas personas es muy bajo".

En el Consejo de Administración de Lavanindu están representadas Eragintza, fundación participada por la Diputación Foral de Bizkaia, Cebek y bbk, que se dedica a la inserción socio laboral de personas con enfermedad mental, y Avifes, Asociación de Familiares de Enfermos Psíquicos de Bizkaia. Eragintza evalúa la capacidad para trabajar de las personas con enfermedad mental. Por lo general, cuando llegan a la empresa no han trabajado con anterioridad y para que den sus primeros pasos cuentan con un taller ocupacional en donde se inician en el trabajo, con horarios más cortos y más descansos y tutelados por una psicóloga.

volver